Fundación Futurart

AFATA, AL PIE DEL CAÑÓN CON LOS MÁS VULVERABLES DE LA PANDEMIA

oca-AFATA

AFATA, AL PIE DEL CAÑÓN CON LOS MÁS VULVERABLES DE LA PANDEMIA

Una vez acabado su año de elección, siempre es especial para Fundación conocer el desarrollo del trabajo y el fin de la ayuda económica del que ha sido Proyecto Empresarial Solidario. En esta ocasión toca acercarnos a AFATA, la asociación de familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias de Talavera, Proyecto en 2019, pero se hace difícil escribir sobre ello, sin antes interesarse por cómo les ha afectado la dura situación que estamos viviendo a causa del coronavirus. Y es que AFATA trabaja con las personas más vulnerables como son los mayores afectados por deterioro cognitivo.

Alicia Peñuela, presidenta de la asociación nos cuenta que lo están viviendo “con muchísima preocupación” porque saben cómo avanza la enfermedad y lo importante que es para los mayores todas sus terapias. “La gente está tocada porque todos pensábamos que esto iba a durar menos, y para los mayores el tiempo corre en contra, necesitan que trabajemos con ellos diariamente, sus rutinas, necesitan cuidados que tienen que ser presenciales. Las nuevas tecnologías para comunicarse están ahí pero nunca podrán sustituir a la cercanía de un abrazo y todo esto va en detrimento de salud”, se lamenta Peñuela.
En cuanto a los familiares, también están “muy afectados” como cuenta la presidenta porque el cuidador/a principal a veces son los hijos, pero en otras muchas ocasiones son el cónyuge o personas también muy mayores que tienen sus propias dolencias. A ello hay que sumar el miedo al contagio, la soledad y la pérdida de su vida normal, “no pueden ir a su centro de actividades, ver a sus nietos, tener su bingo, su terapia, su misa, su paseo diario con la amiga… en definitiva cosas muy importantes” para ellos nos dice. “En algunos casos se han ido los hijos a vivir con ellos o al revés pero, en otros muchos están totalmente solos, es una situación muy triste”, explica Peñuela sobre una realidad que ven a diario en AFATA. “Te cuentan que tienen miedo y angustia, que todos los días son iguales, que no salen a la calle o lo justo, necesitan el contacto físico y a veces tienen a la familia fuera o aunque estén también en Talavera apenas los ven”, corrobora Cristina Fernández, trabajadora social de la entidad.


Trabajando con todas las medidas
AFATA debido a las restricciones sanitarias no puede ofrecer todos sus servicios habituales como el de estancias diurnas, ofertado en la residencia para personas mayores Virgen del Prado de Talavera, pero sí realizan terapias a través de aplicaciones telemáticas y trabajan logopedia, ejercicios para la movilidad, terapia ocupacional, etc. Presencialmente mantienen el servicio de terapias a domicilio y el Servicio de Promoción de la Autonomía Personal (SEPAP-MejoraT) de la Consejería de Bienestar Social, gracias al Ayuntamiento de Talavera que les ha cedido una sala para poder realizar este servicio en concreto.
“Todo se organiza con la máxima protección, la desinfección es constante, seguimos todos los protocolos y medidas sanitarias para que ellos puedan estar lo más seguros posible”, aclara Peñuela. “Afortunadamente todo está fluyendo con normalidad y no ha habido ningún problema. Aun así, van sólo 3/4 usuarios de los 65 que son habitualmente porque tienen miedo, y si no lo tienen ellos, lo tienen los hijos y no quieren que vayan para evitar posibles riesgos”, se muestra comprensiva la presidenta.
“En las llamadas semanales a los usuarios, les preguntamos cómo están, intentamos distraerles del monotema de la pandemia, les preguntamos qué han hecho para comer, qué tal se organizan el día, si han llamado a sus hijos…. La vida continua y tenemos que seguir lo mejor que podamos”, alienta Peñuela. El resto de actividades, así como las peticiones de información o personas que están pendientes de ser valoradas, se atienden vía telefónica (925. 81. 47.77- 605. 032.172) o telemática.


Mejoras para los enfermos
Si les preguntamos qué demandas harían para mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer y otro tipo de demencias, desde la entidad lo tiene claro, “son muchas”, pero por poner sólo un ejemplo, a nivel sanitario estas personas “necesitan mayor atención y seguimiento por parte de los especialistas”, explica Cristina Fernández la trabajadora social. “Entendemos cómo está la situación, pero a veces las consultas telefónicas de neurología, por ejemplo, no son las más adecuadas, a veces se llama al número del hijo que en ese momento no está con sus padres o a la cuidadora es también muy mayor y no sabe explicar bien lo que está sucediendo. A nivel de Atención Primaria también cabría mejorar porque está todo saturado, estas personas no sólo tienen demencia también otros problemas de salud por su edad y necesitan sus controles y seguimiento”, continua Fernández. “Necesitan una red de recursos que ahora con esa situación de emergencia se ha visto que es muy frágil, la mayoría han perdido los pocos apoyos que tienen, y eso es un perjuicio muy grave para la persona con demencia y para sus cuidadores”, expone a la vez que desea que “sea revisado cuando sea posible y que haya mayores partidas económicas para poder invertir más en las personas dependientes”.


Terapias no farmacológicas como Proyecto Solidario
El Alzheimer es el tipo de demencia más habitual, no tiene cura ni prevención, por ello lo que se trabaja principalmente es ralentizar su evolución a través de dos tipos de tratamientos: el farmacológico (la medicación que mandan los médicos especialistas que va dirigida a los síntomas) y el no farmacológico, (las terapias) estas últimas las llevan a cabo entidades como AFATA. “En las terapias se trabajan muchas áreas, el nivel cognitivo, el funcional, el físico, las habilidades sociales… El proyecto que presentamos a Fundación Futurart estaba dirigido al área cognitiva”, explica la trabajadora social. “En él trabajamos todo lo que tiene que ver con las capacidades intelectuales: concentración, razonamiento, calculo, memoria…Se realiza a través de la estimulación cognitiva tradicional con fichas, etc., y también trabajamos otras áreas a través de nuevas tecnologías con tablets y una plataforma que se llama NeuronUP donde se preparan, se personalizan y se programan las actividades”.
El proyecto que se ejecutó durante 2019 también ha tenido su continuación durante este 2020 adaptándose a las medidas sanitarias. Como ella misma también cuenta han trabajado la atención cognitiva de forma individual a domicilio, y en grupos presenciales reducidos de 4/6 personas dentro del programa SEPAP MEJORA-T. En él los usuarios han hecho “terapias de psicoestimulación además de orientación a la realidad como recordatorios de dónde están, cómo han llegado, etc. También hemos realizado terapias de reminiscencias que son recordar hechos pasados (su historia personal, sus parientes, acontecimientos que les han sido gratificantes, oficios antiguos, costumbres, fiestas…), explica.
“Seguimos todas las medidas de prevención en la actividad presencial, pero entendemos que hay personas que tienen un estado de salud delicado y no quieren asistir. Por eso les hemos hecho un seguimiento a nivel individual todo este tiempo dándoles apoyo y orientando a sus cuidadores sobre cómo realizar los cuidados y adaptaciones del hogar. También se les han enviado actividades telemáticas, voluntarias para que no supongan un añadido a su tarea diaria como cuidadores”, explica Fernández. “Se las enviamos adaptadas y les hacemos videollamadas en grupo para que participen en actividades conjuntas y estén activos. Sobre todo les inculcamos lo importante de continuar con hábitos de vida saludable: alimentación, higiene, actividad física…”, concluye.


Sincero agradecimiento
Preguntada sobre qué ha supuesto ser Proyecto Empresarial Solidario de Fundación para AFATA, Alicia Peñuela, presidenta de la entidad lo tiene claro, “tanto la asociación, como yo como presidenta, estamos muy agradecidas a todas las personas que forman Fundación Futurart, empezando por todas esas empresas y entidades que aportan su granito de arena. El ser elegidos como Proyecto Empresarial Solidario 2019 fue un gran sorpresón y una alegría, ya lo habíamos sido en 2006 y no pensábamos que repetiríamos. Sabiendo que Talavera está como está es de admirar que las empresas y entidades piensen en las personas que lo necesitan. El agradecimiento es inmenso sobre todo a Fundación por todo lo que hace para que se pueda llevar a cabo esta iniciativa. Y desde aquí quiero animar a todas las personas en general, y en especial, a nuestros usuarios, de los que nos acordamos mucho, ojalá pase esto pronto para que todos volvamos a la normalidad y trabajemos con ellos como veníamos haciendo”, concluye.


KORO LÁZARO

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas