Fundación Futurart

DISEÑO UNIVERSAL PARA EL APRENDIZAJE. EDUCACIÓN PARA TODOS

LO HACEMOS POSIBLE

DISEÑO UNIVERSAL PARA EL APRENDIZAJE. EDUCACIÓN PARA TODOS

Actualmente, la mayor parte de la comunidad educativa y la sociedad en general ha interiorizado el “discurso” de la educación inclusiva y la educación para todos, dada la diversidad existente, hoy en día, en las aulas. En este contexto, cada estudiante tiene el derecho de tener una educación de calidad y que responda a sus necesidades de aprendizaje. Así pues, es imprescindible que las prácticas de enseñanza incorporen flexibilización del currículum y metodologías didácticas abiertas, programas y métodos en los que tengan cabida diferentes formas de aprender.
Aún es un reto, y no una realidad, dar respuesta a la diversidad de las aulas y asegurar que a cada uno de los alumnos/as se les proporciona todo aquello que necesita para que su aprendizaje tenga cabida. Pero, ¿Cómo podemos asegurarnos en la práctica diaria de esto? Una posible respuesta la encontramos en el Diseño Universal para el Aprendizaje, en adelante, DUA.
Según CAST (2011), el Diseño Universal para el Aprendizaje es un marco que aborda el principal obstáculo para promover aprendices expertos en los entornos de enseñanza: los currículos inflexibles, “talla-única-para-todos”. El DUA ayuda a tener en cuenta la variabilidad de los estudiantes al proponer flexibilidad en los objetivos, métodos, materiales y evaluación que permitan a los educadores satisfacer dichas necesidades variadas. Para poder aplicar DUA en las aulas, existen tres principios a seguir y unas pautas para ayudar a cualquiera que planifique unidades/lecciones de estudio o que desarrolle currículos (objetivos, métodos, materiales y evaluaciones) para reducir barreras, así como a optimizar los niveles de desafío y apoyo para atender las necesidades de todos los estudiantes desde el principio.
Principio I. Proporcionar múltiples formas de representación. Este principio se relaciona de forma directa con el QUÉ del aprendizaje. Los alumnos difieren en la forma en que perciben y comprenden la información que se les presenta y no hay un medio de representación óptimo para todos los estudiantes, por tanto, proporcionar múltiples opciones de representación es esencial (Proporcionar diferentes opciones para la percepción, para el lenguaje, las expresiones matemáticas y los símbolos, así como proporcionar opciones para la comprensión).
Principio II. Proporcionar múltiples formas de acción y expresión. Este principio se relaciona de forma directa con el CÓMO del aprendizaje. Los estudiantes difieren en las formas de desenvolverse en un entorno de aprendizaje y en cómo expresan lo que ya saben. Por esto, se debe tener en cuenta que tanto la acción como la expresión requieren una gran cantidad de estrategias, práctica y organización y todo ello forma parte de un área en la que los estudiantes pueden diferir de forma significativa entre sí. Es por ello que no hay un único medio de acción y expresión que sea óptimo para todos los estudiantes.
Principio III. Proporcionar múltiples formas de implicación. Este principio se relaciona de forma directa con el POR QUÉ del aprendizaje. El componente afectivo tiene un papel crucial en el aprendizaje y por ello los estudiantes difieren mucho en el modo en que se implican o en qué les motiva a aprender. Hay quienes prefieren trabajar en solitario, mientras que otros se implican más trabajando con sus compañeros. En realidad, no hay una única forma de participación que sea óptima para todos los estudiantes y en todos los contextos. Proporcionar opciones para captar el interés, mantener el esfuerzo y la persistencia, así como opciones para la autorregulación serían algunas de las pautas a seguir para validar este principio.
Actualmente, el alumnado con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales se encuentran barreras en el entorno escolar, de aprendizaje y sociales. Esto se debe, en gran medida, a los prejuicios y etiquetas que se les asignan por tener discapacidad intelectual. En muchas ocasiones, su derecho a la educación se encuentra vulnerado, por ejemplo, generalmente, se adoptan medidas extraordinarias sin haber agotado las ordinarias, medidas que se recogen en el Decreto 85/2018, de 20 de noviembre, por el que se regula la inclusión educativa del alumnado en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha o, incluso, se les saca de su aula de referencia para llevar un trabajo individualizado. No podemos olvidar que la educación es un derecho, así lo refleja el Artículo 27 de la Constitución Española, el artículo 28 de la Convención sobre los derechos del niño y el Artículo 24 de la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
El DUA es la base para la aplicación de cualquier metodología activa e innovadora, pero, antes de llevarlo a cabo, resulta de vital importancia conocer al alumnado, conocer sus intereses, sus fortalezas, sus capacidades, su estilo de aprendizaje, lo que cada uno quiere y sueña, lo que necesita y desea para, después, realizar los ajustes necesarios para eliminar las barreras que les impiden ser, estar y participar en el día a día, con sus compañeros y compañeras de clase.
Pero, ¿Cómo pueden los docentes conocer y recordar con detalle todo sobre cada uno de sus alumnos y alumnas? Una propuesta es realizar un Portafolio de Talentos con el objetivo de recopilar, clasificar, revisar y analizar, así como usar toda esta información como una herramienta de asesoramiento, orientación académica y profesional. El portafolio de talentos parte de la idea de que todos los alumnos/as tienen puntos fuertes que pueden servir de base para un aprendizaje personalizado que permita el desarrollo de todo su potencial. Por tanto, este portafolio debe contener las aptitudes, intereses, estilos de aprendizaje y de expresión, así como el tipo de instrucción que requieren para que su aprendizaje sea exitoso y tenga lugar.
Desde la asociación Down Talavera se respeta y se apuesta por una educación para todos, sin peros. Es por ello que desde el servicio de educación que presta la entidad, se ofrece, por una parte, asesoramiento familiar con el objetivo de que conozcan y tengan toda la información sobre los pasos a seguir en el proceso educativo de su hijo/a, así como conocer, de igual forma, sus derechos; y, por otra parte, orientación, asesoramiento y formación a los centros educativos para que la inclusión educativa esté presente y sea una realidad. Además, desde Down Talavera se realizan actividades de divulgación, sensibilización y formación en los centros educativos, no solo para los alumnos sino para toda la comunidad educativa, pues es de suma importancia que todos los agentes implicados en el contexto escolar conozcan el Síndrome de Down con el fin de eliminar los prejuicios que se les adjudica además de conocer su realidad en las distintas áreas de su vida.
Es una tarea de todos cambiar la mirada de la educación y hacer que todos los alumnos y alumnas disfruten de las “3 P” de la inclusión, que estén Presentes, que Participen y Progresen.

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas