Fundación Futurart

GUSTAVO LÓPEZ MARTÍN

A FONDO ENTREVISTA

GUSTAVO LÓPEZ MARTÍN

GESTIONANDO SOLUCIONES FINANCIERAS DESDE HACE MÁS DE 18 AÑOS

Tanto si eres uno de esos empresarios que gestionan su negocio desde hace años como si formas parte de aquellos emprendedores que están dando sus primeros pasos en el mundo empresarial en la actualidad, te habrás dado cuenta de que una empresa cuenta con diferentes patas sobre las que se sostiene. La gestión financiera es sin duda una de las más importantes y por ello es fundamental ponerse en manos de profesionales que nos ayuden a conocer las necesidades de nuestro negocio, descubrir qué es lo que realmente necesitamos y nos ofrezcan una visión analítica y experta de la situación en la que se encuentra nuestra empresa y las mejores acciones que podemos llevar a cabo.

La mayoría de las empresas cuentan con un asesor fiscal que se encarga de todo lo referente a los aspectos fiscales y contables, así como tareas relacionadas con la gestión y administración de la actividad a la que se dedique la organización. Esta figura es imprescindible para el buen funcionamiento de cualquier negocio, pero, igual de importante es la del asesor financiero, un profesional que conozca a fondo los números y resultados de la empresa y que vele por su salud financiera aconsejando y consiguiendo los productos necesarios para ella.
Y precisamente de la labor de un asesor financiero, de las ventajas que puede ofrecernos y de la situación de las empresas en la Comarca de Talavera, hemos hablado con Gustavo López. Un profesional con más de 18 años de experiencia afincado en Madrid, pero con una estrecha relación tanto personal como profesional con nuestra ciudad. Tomamos nota de su visión sobre el tejido empresarial de Talavera, las previsiones de futuro y cómo afectará a los diferentes sectores todo lo que está sucediendo en Europa.
Todos, en mayor o menor medida, hemos escuchado hablar de la figura del asesor financiero. Pero ¿Qué hace exactamente? ¿Todas las empresas necesitan uno?
Efectivamente, todas las empresas necesitan asesoramiento financiero a lo largo de su trayectoria. Aunque a menudo se confunda nuestro trabajo con el que desempeña una asesoría fiscal, nos dedicamos a ámbitos completamente diferentes.
Las grandes empresas disponen de su propio director financiero dentro de su plantilla. Un profesional que se encarga de mantener la salud financiera en buen estado teniendo en cuenta los precios de venta, los márgenes con los que se trabaja… Además, se encarga de conseguir los mejores productos para la empresa gracias a las relaciones que establece con los bancos, esto es posible debido a que son empresas de gran envergadura.
Pero como comentaba, todas las empresas necesitan un asesor financiero que vele por ellas, sean del tamaño que sean. Un profesional independiente es la mejor solución para todas aquellas pequeñas, medianas empresas y autónomos que también precisan de estos servicios, pero no tienen la necesidad de tener un director financiero en plantilla.
¿En qué situación suele recurrir una empresa a tu despacho?
Del mismo modo que desde el inicio de su actividad una empresa cuenta con una asesoría fiscal y laboral que le oriente y ayude con los diferentes trámites, también debe ponerse en contacto con un asesor financiero. Tengo clientes a los que acompaño desde la constitución de su empresa y otros que llegan a mí en busca de soluciones financieras que les aporten la tranquilidad y el crecimiento que tienen como objetivo. Este último perfil suele tener más dudas e incertidumbre porque no ha analizado con anterioridad la situación y toma de decisiones de su empresa, lo que puede haberle causado algunos inconvenientes que ahora desea solventar.
En cualquier caso, la clave para asesorar a ambos perfiles es conocer en profundidad sus números y sus objetivos a medio-largo plazo, solo así es posible una toma de decisiones favorable y coherente para la empresa. Mi trabajo no es el de asesorar sobre invertir en bolsa o en diferentes activos, es el de gestionar las soluciones financieras ideales para mis clientes, analizar su perfil y ofrecerles mi visión como experto sobre la verdadera situación y necesidades de su negocio.
Llevo dieciocho años dedicado al sector financiero y más de diez asesorando a empresas de todos los sectores. A lo largo de mi trayectoria profesional he ido forjando sólidas relaciones con diversas entidades financieras, lo que me permite ofrecer diferentes productos financieros a mis clientes con unas condiciones especiales. Algo que sin duda mis clientes valoran y agradecen, ya que si solicitasen estos productos de manera unilateral no tendrían unas condiciones preferentes. Analizo la situación de cada empresa y la expongo en la entidad bancaria o financiera indicada para conseguir unas condiciones personalizadas que permitan a mis clientes alcanzar sus objetivos sin correr riesgos para la estabilidad de su empresa.
Cuentas con clientes de diferentes zonas y sectores. ¿Cómo llegan hasta ti? ¿Por qué te eligen?
En cuanto a cómo llegan hasta mi despacho las empresas estoy orgulloso de poder decir que es gracias a la confianza. Por ello la mayoría de mis clientes provienen de las recomendaciones de entidades bancarias, de asesorías fiscales o de clientes actuales que conocen mi trabajo y mis resultados. Invierto en publicidad, pero no demasiado ya que la confianza de las empresas con las que trabajo depositan en mí es la mejor tarjeta de presentación.
Respecto a los motivos por los que elegirme creo que mi trayectoria y el gran número de empresas a las que he asesorado hablan por sí solas. Además, creo que el cliente se ve reflejado en mí y yo en él. Al fin y al cabo, yo también regento una pequeña empresa por lo que puedo llegar a conocer cuáles son las inquietudes y los miedos de quién tengo al otro lado de mi mesa, no solo en el ámbito financiero sino también a nivel algo más personal. Pero sin duda creo que la confianza es una de las claves para que los empresarios acudan a mi despacho y se pongan en mis manos.
¿Dónde presta sus servicios?
Mi cartera de clientes se encuentra entre Madrid y Talavera de la Reina, mi oficina está en Madrid donde vivo, pero mis orígenes me tiran y desde que comencé a trabajar tengo una amplia cartera de clientes en la comarca de Talavera de la Reina. Soy de Valdeverdeja, me crie en Talavera y me siento muy afortunado de aportar mi granito de arena con mi trabajo a las empresas de la zona. Además, esto me permite hacerme una idea de la situación general de las empresas de Talavera y de este modo puedo ayudar de forma más precisa a los clientes de la zona.
Sin lugar a dudas debes conocer muy bien cuál es la situación de las empresas de Talavera y su comarca. ¿Cómo se encuentran en este momento tan… convulso?
Es un momento delicado para cualquier empresa. Pero es cierto que la zona de Talavera lleva varios años castigada por diferentes crisis: primero fue el paro, el traslado de industrias y grandes empresas a otros lugares, después la pandemia… y aunque estamos hablando de una ciudad cuyas empresas no están pasando por su mejor momento, debemos ser conscientes de que la crisis del coronavirus ha afectado a todos los sectores y no solo en el ámbito de Talavera, el mercado se ha resentido en general.
Lo que sí percibo como asesor financiero es que existe una gran diferencia en la situación de las empresas en función de hacia donde tengan enfocado su mercado. Aquellas empresas cuyas ventas y por tanto beneficios depende no solo de Talavera sino de otras zonas, se encuentran en una mejor situación que aquellos negocios que acotan su público exclusivamente a la comarca. Este dato es sin duda un termómetro de la situación que vivimos.
¿Y cómo podemos solucionar esto?
Mis años como asesor me han enseñado que la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa se debe, en gran parte, a la gestión que se realice.
A menudo me encuentro con empresarios y autónomos que no saben muy bien qué productos financieros necesitan o para qué exactamente. Esto no es ni mucho menos una crítica, es lo más normal. El empresario talaverano es un profesional excelente, alguien que conoce a la perfección su sector y que trabajar para ofrecer lo mejor a sus clientes. Lo bueno de la diversidad profesional es que los empresarios pueden dedicarse a lo que verdaderamente se les da bien y conocen mientras que los asesores, nos dedicamos a cuidar y gestionar la salud del negocio, ya sea en el plano laboral, fiscal, o financiero. Como comentaba anteriormente la clave es la confianza en los profesionales.
Comentábamos la crisis del coronavirus, pero a esta se ha unido la guerra en Ucrania. ¿Cómo está afectando esto a las empresas? ¿Qué pasará en unos meses?
La guerra es un conflicto que parece que está ahí, lejos, y que tras los primeros días donde no se hablaba de otra cosa, parece que no nos afecta. Pero sí lo hace. A la crisis humanitaria que es terrible, se unen las consecuencias que está dejando en Europa a nivel económico. La falta de suministros y de materias primas hacen que los precios se encarezcan y aparezca la inflación, esto ya lo estamos notando en el precio de la luz, el combustible… Y por supuesto también afecta a las empresas que necesitan adquirir materias primas para elaborar sus productos y después venderlos a sus clientes o a aquellas que ofrecen servicios y se encuentran con que los clientes ya no los demandan tanto como antes debido a la inflación. Por no hablar de todas las facturas provenientes de suministros y gastos fijos a los que las empresas tienen que hacer frente.
Desgraciadamente parece que este conflicto va a durar algún tiempo por lo que lo mejor para preservar la salud financiera de las empresas es analizar su situación, revisar gastos, márgenes, posibles deudas…para ello mi recomendación es ponerse en manos de asesores que les ayuden a gestionar este aspecto de su empresa.
Además, este aumento acelerado de precios que está ocasionando principalmente la guerra, va a conllevar en los próximos trimestres una subida de tipos de interés, lo cual conllevará un aumento de las cuotas de aquellos préstamos que estén contratados a tipo variable, lo cual hará que los márgenes de las empresas se vean disminuidos, es otro escenario que cada empresario debe prever, siendo este otro motivo importante para analizarlo junto a un asesor financiero. Gestionar nuestro dinero con conciencia y pensando en el largo plazo es sin duda lo mejor que podemos hacer en estos momentos.
Durante el confinamiento muchas personas se replantearon sus profesiones y decidieron emprender como autónomos. ¿Qué consejo le darías a estos recién estrenados pequeños empresarios y autónomos? ¿Es el momento de acudir a un asesor financiero?
¡Por supuesto! Conocer las posibilidades de su negocio es fundamental para que sus primeros pasos sean firmes y seguros. Si hay algo que pudiera decirles sería que nunca tomen decisiones pensando en el corto plazo. Siempre hay que pensar en el medio y en el largo plazo, y en cómo repercutirán estas acciones en el futuro. En el área financiera debemos ser previsores.
¿Te encuentras con clientes que no lo son?
En ocasiones sí, pero no lo son por desconocimiento. A menudo una empresa acude a mi despacho solicitando una solución financiera porque lo que cree que necesita es liquidez y cuando analizo sus números, sus datos y puedo hacer un diagnóstico exhaustivo de la situación en la que se encuentra la empresa le demuestro que lo que necesita es otro tipo de producto. A veces las empresas solo piensan en tener liquidez cuando algunas de esas soluciones lo único que les aportarán serán más deuda en un corto periodo de tiempo. Pero no pasa nada, para eso estamos nosotros, para orientarles y aconsejarles sobre lo que es mejor para su empresa. ¡Al fin y al cabo somos el departamento financiero de todos y cada uno de nuestros clientes!
Volvamos a los autónomos ¿cuál crees que es uno de los principales obstáculos que tienen que superar?
Abrir un nuevo negocio o poner en marcha una empresa siempre es un camino arduo de papeleo, trámites e incertidumbre. Pero una de las cosas que más detecto en los empresarios, autónomos y emprendedores que acuden a mi despacho es la soledad. Este tipo de profesionales se encuentran solos a la hora de emprender una nueva carrera, por eso creo que es fundamental delegar diferentes aspectos de la empresa en distintos profesionales con los que crear equipo, como son un asesor fiscal, un asesor laboral, un asesor financiero o un asesor de seguros, con quienes estarán forjando vínculos de confianza que les ayuden en su proceso hacia el éxito de su negocio.
¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?
Sin ninguna duda ayudar a mis clientes a cumplir sus objetivos y unido a esto saber que confían en mí. Al final yo soy un profesional independiente y a veces también llego a sentir esa soledad de la que hablábamos. Afortunadamente mi trabajo me permite establecer contacto con profesionales de diversos sectores, algunos tras años de asesoría, se han convertido en amigos. Por eso hablaba de que mi mejor carta de presentación en la recomendación entre clientes. Sentir que una persona confía en mí para aconsejarle sobre el trabajo de toda su vida o el futuro de su empresa es una gran satisfacción y a la vez una gran responsabilidad que llevo con mucho orgullo, respeto y templanza.
En definitiva, poner nuestra empresa en manos de profesionales como Gustavo López es tener la tranquilidad, seguridad y confianza de que nuestras decisiones en materia financiera serán las idóneas para el buen funcionamiento, crecimiento y desarrollo de nuestra empresa. Sin duda algo que nos permitirá dedicarnos a lo que realmente sabemos hacer: gestionar nuestro negocio sin preocuparnos por nada más. ¡Sigamos en la buena dirección!

Textos: EQUIPO FUNDACIÓN FUTURART

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas