Fundación Futurart

Un reto importante: la autonomía y vida independiente

WhatsApp Image 2021-04-21 at 17.09.26 (7)

Un reto importante: la autonomía y vida independiente

La promoción de la autonomía y la vida independiente, sigue siendo uno de los retos más importantes para las personas con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales. Nadie duda de la necesidad que cada persona siente de conseguir la mayor autonomía posible, para alcanzar el máximo nivel de independencia en la gestión de su propia vida.
Pero, ¿Qué entendemos por autonomía? La Ley 39/2006 sobre Promoción de la Autonomía Personal, entiende por autonomía, “la capacidad de controlar, afrontar y tomar, por propia iniciativa, decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias”.
En este sentido, la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, establece en su artículo 19 su derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad.
Pero autonomía, va mucho más allá de la capacidad de realizar por nosotros mismos y sin ayuda de otros, las actividades cotidianas de nuestro día a día. Se trata de la sensación interna que siente la persona de ser capaz de afrontar su propia vida, existencia y realidad. La autonomía no es una capacidad única y fija, depende mucho de la competencia de cada persona, para poder actuar o decidir, pero también de la situación o tarea y del entorno que le acompañe. La persona posee recursos internos adecuados para gestionar y superar dificultades, obstáculos y frustraciones propias de la vida, sin embargo, las personas cuyas competencias para la toma de decisiones están alteradas (deterioro cognitivo, discapacidad intelectual, mental, física, etc.), necesitarán apoyos para gestionar estos aspectos. Por ello resulta fundamental capacitar a estas personas para que puedan llevar una vida más autónoma e independiente, y ello debe plantearse a lo largo de toda la vida.
Capacitar supone ofrecer tanto a la persona con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales como a su familia, los apoyos necesarios en las diferentes etapas de la vida y en los diferentes escenarios de aprendizaje por los que discurre (escuela, asociaciones, talleres, centros de formación laboral, empleo…). Dichos apoyos deben incidir en el desarrollo de esa autonomía, en la inclusión social y en la autodeterminación. Sin embargo, la autonomía y la independencia solo son posibles con la capacidad de tomar decisiones libremente. Debemos brindarle a la persona con discapacidad la posibilidad de tomar decisiones, que le conduzcan a sentir que son ellos quienes controlan su vida.
Es por ello, que desde Down Talavera y más concretamente desde el Servicio de Capacitación, ofrecemos los apoyos y el acompañamiento necesario para que los chicos y chicas desarrollen su proyecto de vida. Un proyecto de vida personal, único y libremente elegido por cada uno de ellos, en el que nuestra labor como entidad está en asegurar su inclusión en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho. Para conseguirlo trabajamos habilidades y destrezas necesarias para el desarrollo de la autonomía personal, entre ellas, aspectos relacionados con:
n Orientación espacio-temporal: Para vivir de forma autónoma es crucial estar orientados tanto en tiempo como en espacio.
n Conocer el día de la semana en el que nos encontramos, manejar la hora y los tiempos, reconocer las estaciones del año y saber interpretarlas… permitirá a la persona establecer rutinas y horarios.
n Reconocer espacios y las actividades que tienen lugar en cada uno de ellos, orientarnos en la calle, gestionar horarios, etc.
n Autocuidado: para un aumento de la autonomía personal de cualquier persona, es esencial desarrollar y adquirir aprendizajes relacionados con la imagen personal y la higiene. Además, el cuidado de la imagen personal refuerza la identidad de la persona, mejora nuestras relaciones sociales y aumenta la autoestima, incidiendo así de manera positiva en la salud y en la calidad de vida.
n Gestión del hogar: la vida independiente, lleva consigo, siempre y cuando la persona así lo desee, vivir y convivir en una vivienda con la mayor autonomía posible. Por ello, se a de entrenar y poner en práctica estas habilidades. La vida en el hogar conlleva muchos aprendizajes, por ello, se llevarán a cabo actividades como preparación y planificación de comida, limpieza, organización y mantenimiento del hogar, seguridad en el hogar, convivencia y resolución de conflictos.
n Movilidad en la comunidad: Los desplazamientos en la comunidad son un elemento muy importante para la autonomía de la persona. Somos seres sociales que nos desenvolvemos continuamente en la comunidad por lo que llevaremos a cabo actividades para conocer la ciudad y sus recursos, como movernos en ella, conocer y aprender a usar los transportes públicos y privados, identificar horarios de autobuses, gestionar el tiempo de llegada o salida, o incluso aprender a utilizar recursos tecnológicos accesibles de orientación como por ejemplo Google maps u otras aplicaciones especializadas.
n Manejo del dinero y gestión financiera: Llevar el control de nuestra economía y disponer de nuestro dinero de forma independiente nos aporta autonomía y calidad de vida, por lo que es importante entrenar aspectos como, conocer el dinero y su valor, conocer y usar instrumentos financieros tales como tarjeras de crédito, bizum… planificar y llevar a cabo compras, gestionar y manejar recursos financieros…
n Mantenimiento de la salud y la seguridad: La salud es fundamental para mantener una buena calidad de vida, y su mantenimiento implica gran cantidad de aprendizajes tales como, desarrollar, manejar y mantener una rutina de salud y bienestar, disminución de conductas de riesgo, rutina de toma de medicación.
n Conocer y realizar procedimientos de prevención para mantener un entorno seguro, conocer situaciones peligrosas, actuaciones en caso de urgencias…
n Uso de nuevas tecnologías: La tecnología está presente en cualquier aspecto de nuestro día a día, ayudándonos a tener una vida mucho más fácil por lo que conocer y controlar dispositivos electrónicos nos permitirá ganar en independencia. Pero su uso va ligado a la adquisición de habilidades que además van evolucionando con el paso del tiempo. Conocer, explorar y gestionar el uso de estas nuevas tecnologías proporcionará a la persona con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales, una serie de recursos esenciales para el desempeño de actividades del día a día (uso responsable de teléfono móvil, ordenador, Tablet, redes sociales, apps…)
Ha pasado casi un año desde que iniciamos este proyecto y aunque la situación debida a la pandemia no nos ha permitido trabajar de la forma esperada, hemos comenzado a allanar el camino hacia lo que queremos conseguir. Nuestro plan de futuro de cara al curso que viene está en el desarrollo de todas estas habilidades en entornos naturales y en la comunidad en la que se desarrolla la persona, que faciliten el aprendizaje, la inclusión y el establecimiento de redes de apoyo comunitarias esenciales para la vida de cualquier ciudadano.

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas