Fundación Futurart

Ana Torres de Academia de Música Mozart: cuando todo suena bien

EMPRESARIA

Ana Torres de Academia de Música Mozart: cuando todo suena bien

Siempre es inspirador charlar con mujeres que luchan por sus sueños y los consiguen. Pero lo es más aún cuando en su rostro y en su manera de expresarse al hablar de sus proyectos reflejan toda la ilusión que sienten por ellos.

Este es el caso de Ana Torres, una apasionada y profesional de la música que un buen día, hace ya más de veinte años, decidió abrir las puertas de su academia en Talavera para llenar de música nuestra comarca y descubrir y potenciar el talento de todos aquellos que quisieran cruzarlas.
¿Cómo definirías tu academia?
Es un proyecto que arranqué hace veintiún años. Nos dedicamos a la enseñanza musical, en Mozart todo aquel que sea amante de la música tiene su espacio. Pero es verdad que estamos especializados en la enseñanza musical para alumnos de entre 11 meses hasta la adolescencia.
Aunque, por supuesto, también tenemos clases para aquellos adultos que no pudieron estudiar música cuando eran más jóvenes y ahora quieren quitarse esa “espinita” aprendiendo a tocar su instrumento favorito o descubriendo cómo leer y entender una partitura.
¡Once meses! ¿Desde tan pequeños pueden los niños comenzar a tocar un instrumento?
A tocar un instrumento no, pero es cierto que gracias al método Músicaeduca los bebés pueden comenzar a tener sus primeros contactos con la música. Para ello la labor de los padres es esencial, ellos tienen que venir a clase con sus hijos porque este método consiste en una hora de clase semanal, por lo que son los padres quienes dirigen el aprendizaje musical el resto del tiempo.
Somos el único centro en Talavera de la Reina certificado para impartir el método Músicaeduca, lo que sin duda nos hace marcar la diferencia. Y es que gracias a él los niños con cuatro años son capaces de entender una partitura, distinguiendo perfectamente blancas, negras, corcheas…
Y lo mejor es que con cinco años ya pueden elegir instrumento y seguir formándose, ahora con un instrumento con el que trabajar.
Puede que muchos de nuestros lectores, ya sean ellos mismos o sus hijos estén interesados en tocar un instrumento. ¿Cualquiera puede aprender a entender la música o a tocar un instrumento? ¿O es imprescindible tener ese don especial?
Cualquier persona puede tocar un instrumento. Obviamente si se tiene una sensibilidad especial para la música; mejor que mejor. Pero uno de mis objetivos es potenciar las cualidades de todos los alumnos y hacerles ver hasta dónde pueden llegar con trabajo y esfuerzo.
Se pueden tener extraordinarias capacidades para la música, pero si el alumno no estudia no podrá conseguir grandes cosas. Sin embargo, hemos tenido alumnos que se han aplicado a fondo y que han conseguido terminar su carrera de piano e incluso, dedicarse a la música de manera profesional.
¿Qué salidas profesionales ofrece estudiar música en una academia como Mozart y posteriormente en la universidad?
¡Muchísimas! Tenemos alumnos que al terminar su formación se han convertido en profesores, algunos de ellos en nuestra propia academia, otros que se dedican de manera profesional a componer bandas sonoras, tocan en orquestas de primer nivel… ¡La música ofrece un gran abanico de posibilidades!
Abriste la academia en Talavera, pero ¿Son de aquí todos tus alumnos?
Tenemos alumnos de Talavera, pero también otros muchos proceden de pueblos cercanos donde la enseñanza musical no está tan a su alcance. Es un placer poder ayudarles a descubrir todo lo bueno de la música y ofrecerles la posibilidad de aprender y de cumplir su sueño de toca un instrumento, entender una partitura, componer…
Veintiún años son muchos años dedicada a la música. A lo largo de tu trayectoria te habrás marcado retos y conseguido objetivos de los que puedas estar orgullosa. ¿Compartes algunos de ellos con nosotros?
Sin duda una de las cosas de las que estoy más orgullosa es de haber podido comenzar a trabajar con niños tan pequeños. Siempre que me ponía a investigar me parecía imposible que en otros países bebés de once meses pudieran comprender la música y sin embargo aquí no tuviéramos ningún método que lo hiciera realidad. Hasta que después de estudiar diferentes formatos y procedimientos de enseñanza encontré Músicaeduca y supe que ese era el camino correcto. La prueba de ello es la cantidad de peques que acuden junto a sus padres a nuestro centro para comenzar juntos su andadura musical.
Y si miro un poco más allá… El momento de la pandemia fue duro, al principio no sabíamos qué hacer ni cómo íbamos a seguir con nuestra actividad. Crear un plan de estudios online que nos permitiera seguir impartiendo clases de manera telemática fue sin duda un gran reto que, aunque al principio se nos presentaba algo incierto, a los pocos días de empezar funcionó y ayudó a alumnos y profesores a continuar con su rutina en medio del caos que supuso la situación a la que nos enfrentábamos.
Hemos hablado de que el trabajo es más importante que el talento a la hora de triunfar. Pero ¿y la edad? ¿Cómo influye este factor a la hora de comenzar a aprender a tocar un instrumento?
La edad sí que es un factor determinante. Hay que tener en cuenta que no en todas las etapas de la vida tenemos las mismas capacidades y, sobre todo, vivimos la misma situación. Un niño de 8 años que comienza puede tener un hábito de estudio y adoptarlo para el resto de años que la música le exija consiguiendo así alcanzar grandes metas. Sin embargo, un joven adolescente que ha aprendido en casa de manera autodidacta y quiere perfeccionar su técnica trae consigo ciertas “manías” a la hora de tocar que en ocasiones pueden resultar un obstáculo para su aprendizaje en caso de que no se aplique.
En los adultos la enseñanza musical se concibe de otra manera y además sus objetivos son otros: propia satisfacción, tocar en un grupo, en una banda… La música requiere mucho tiempo de estudio y el trabajo, la familia y el día a día pueden hacerlo más complicado para este grupo de personas que, aun así, están encantadas de seguir descubriendo el mundo de la música en nuestras aulas.
En cuanto a personas de más edad la música es utilizada como terapia. De hecho, la mayoría de los que acuden a nuestra academia lo hacen alentados por sus médicos neurólogos que les recomiendan tocar un instrumento como terapia para prevenir enfermedades neuronales o mantener por más tiempo sus capacidades psicomotrices y cognitivas.
Además de las clases, también organizas y participas con tus alumnos en diferentes eventos…
¡Sí! Es sin duda algo muy importante para todos ellos. Les ayuda a saber estar en un escenario y poder así superar ciertos miedos. Ya es casi una tradición nuestro concierto benéfico en El Salvador a favor de diferentes asociaciones benéficas, un evento que tiene siempre una gran acogida y del que nos sentimos muy orgullosos.
Además, hemos convertido nuestro festival de fin de curso en un verdadero espectáculo donde los alumnos se sienten como verdaderas estrellas y pueden además compartir escenario con otros compañeros. Porque la música es muy solitaria y saber tocar en grupo es también fundamental para poder disfrutar de ella y hacer grandes cosas junto a otros artistas. Solemos realizar este festival en el Teatro Palenque cada mes de junio.
Sin duda tu trabajo hace que consigas para tu academia y alumnos todo lo que te propones. ¿Qué viene en el futuro?
¡Tenemos un montón de proyectos! En primer lugar, me gustaría introducir nuevos métodos de enseñanza de lenguaje musical, algo más innovador con lo que los niños se identifiquen, lamentablemente los libros ya no mantienen demasiado su atención…
Además, nos gustaría formarnos algo más en el tema de tercera edad y demencia. Ya hemos empezado a trabajar con Cruz Roja y nos gustaría continuar para poder ofrecer la enseñanza musical como ayuda a quienes lo necesitan.
Y por último la meta que hemos tenido siempre y que nunca perdemos de vista es la de hacer llegar la música a mucha más gente. Este año estamos preparando nuevos talleres para acercar la música a los más pequeños, pero no solo tocando un instrumento sino hablándoles de compositores, logrando que reconozcan algunas de sus piezas…
Tenemos muchos proyectos que esperamos conseguir al igual que se consigue llegar lejos en la música: con pasión, trabajo y dedicación.

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas