Fundación Futurart

Editorial Futurart Claves Empresariales y Solidarias 104

EDITORIAL FUTURART CLAVES EMPRESARIALES Y SOLIDARIAS 104

Editorial Futurart Claves Empresariales y Solidarias 104

Bien entrados ya en septiembre y en plena vorágine de actividad empresarial, encaramos el último trimestre del año; el sprint final. Espero y deseo que finalmente este ejercicio cubra las expectativas empresariales de cada uno. ¿No tienen la sensación de hacer más cosas, ir más deprisa, no parar y sin embargo los resultados no lo reflejan?

Permítanme que les diga que no es una sensación, es una auténtica realidad cada vez más palpable. Por experiencia propia y mi cercanía con el tejido empresarial, puedo afirmar con rotundidad que las circunstancias actuales exigen correr más deprisa para estar en el mismo sitio. Sí, sí… como lo leen, debemos correr más rápido para conseguir los mismos resultados, esto, en el mejor de los casos. Dicho de otra manera: las empresas debemos de marchar a un ritmo trepidante en nuestra carrera empresarial para conseguir mantenernos si queremos avanzar, entonces debemos correr doblemente más de prisa: aumentar el ritmo.

Y ante este panorama se preguntará: ¿Qué hacemos? La respuesta es simple, correr más rápido que los demás. Si quiere destacar cuando todos van a buen ritmo, el suyo debe ser mayor. ¿Cómo se hace? Siendo más eficaz, más eficiente y más productivo que su competencia. Entremos en detalle en estos conceptos ya que, habitualmente se confunden y en este momento saber conjugarlos es vital en nuestra carrera hacia el éxito empresarial. Sobre todo la eficiencia y la productividad; la eficacia se da por hecho, sin ella no estaría ya en el mercado, si está vivo es porque es eficaz, no obstante, lo que marca la diferencia es la eficiencia y productividad. Vayamos a lo práctico: si usted está haciendo las cosas que tiene que hacer para satisfacer a sus clientes (atiende pedidos, fabrica encargos, resuelve problemas…). Está siendo eficaz, si además le dota de eficiencia, es decir, hace las cosas que tiene que hacer empleando menos recursos (tiempo, materia prima, coste…). Ahora está siendo, además de eficaz, eficiente. Y por último si a lo anterior añade un plus personal haciendo las cosas que más aportan para la consecución de sus objetivos, está siendo productivo. ¿De qué serviría ser eficiente si no nos acerca al logro de nuestro objetivo?

Si un cliente le pide un encargo, cambia mucho que emplee toda la semana en hacerlo a que emplee dos días. En ambos casos logrará el objetivo (será eficaz) pero sólo la eficiencia le permitirá hacer más cosas y marcará la diferencia. Sugiero para conseguir esa eficiencia que nos permita ir más rápido, no solo enfocarnos en los recursos financieros. Más determinante aún es tener objetivos claros: la estrategia definida, aprovechar el talento del equipo, creatividad, flexibilidad, aprovechar las oportunidades de la tecnología, digitalización, etc…Todos estos recursos unidos pueden impulsar su proyecto muy lejos y a mucha más velocidad. Recuerde no sirve de nada correr a la misma velocidad que nuestros competidores.

*José Luis Bodas. Presidente de Fundación Futurart

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas