Fundación Futurart

ENCLAVE ASESORES

DE CERCA ENTREVISTA

ENCLAVE ASESORES

LA IMPORTANCIA DE UN ABOGADO EN NUESTRA VIDA

Los años de experiencia y la especialización de cada uno de los miembros de Enclave Asesores son los protagonistas de esta entrevista en la que despejamos algunas sobre los momentos en los que deberíamos acudir a un abogado y la importancia de anticiparse a las situaciones para evitar vernos envueltos en conflictos y casos complicados.
Hablamos con Virginia Ramos y Marta López, miembros del equipo de Enclave Asesores, sobre la labor de un abogado y cómo pueden ayudarnos en nuestro día a día.

¿Cómo definiríais la filosofía de Enclave Asesores?
La Filosofía de Enclave Asesores es muy sencilla: los mejores profesionales al servicio del cliente a un precio muy competitivo. Somos un despacho jurídico dedicado a la empresa familiar (pequeña y mediana) y a la actividad de los profesionales liberales. Además de dar un soporte mercantil en las vertientes contable, fiscal y laboral, defendemos al cliente en el ámbito judicial ya que Enclave Asesores está formado por un equipo de Abogados y Economistas que destacan tanto en Derecho Civil, como en Derecho Penal, así como en el Derecho Laboral y Administrativo.
¿Qué os impulsó a dedicaros al derecho? ¿Es una profesión 100% vocacional? ¿Qué es lo mejor y lo peor de ella?
Dedicarse al derecho no es vocacional, sí lo es ser abogado. Desde que nos licenciamos, hemos desarrollado nuestra profesión trabajando en multitud de áreas y disciplinas, lo que nos ha convertido en “expertos” en prácticamente todas las Ramas del Derecho.
Por ejemplo Javier Mata, Doctor en Derecho, además de ser abogado y ejercer su profesión como socio en una importante Firma legal y fiscal internacional desde sus Oficinas de Madrid, ha sido árbitro de la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de la ciudad capitalina, y es profesor en varias universidades madrileñas; Roberto Glez. fue Concejal del Área Jurídica del Ayuntamiento de Talavera de la Reina; actualmente pertenece a la Red de Despachos de “Legálitas”. Y Marta López se ha dedicado durante varios años a reestructuraciones mercantiles y concursos de acreedores como Administradora Concursal. Virginia Ramos ha simultaneado el asesoramiento fiscal con el jurídico, con éxito durante todos estos años.
Lo peor de ser Abogado es el mal concepto que actualmente se tiene de nuestra profesión. Se piensa, a menudo, que “somos nosotros”, los Abogados, los que no queremos solucionar conflictos para, de esa manera, incrementar nuestros honorarios, o que cobramos demasiado por nuestros servicios “para lo poco que trabajamos”. Pero no se tiene en cuenta que, a menudo, las cuantías económicas vienen determinadas por la importancia del asunto a resolver. El público en general no ve las horas de estudio en nuestros despachos, o el esfuerzo ímprobo que realizamos por lograr un resultado que a menudo es de difícil consecución. Los Abogados “no tenemos horario” y los clientes nos contactan en cualquier momento, incluso en nuestro tiempo de ocio o de descanso y no se percatan que dejamos todo, incluso nuestra vida familiar, dedicándoles nuestro tiempo y nuestros conocimientos para lograr, en ese instante, su tranquilidad. Eso no tiene precio.
¿Lo mejor de ser Abogado? Ayudar a solucionar una situación complicada y vital a una persona que tiene un problema. No olvidemos que los clientes nos contactan cuando no tienen otro remedio. Y para ellos siempre es muy importante su situación, su litigio, su problema. Ver satisfecho al Cliente es lo mejor que nos puede pasar.
¿Durante estos dos últimos años habéis notado un patrón en los casos que habéis llevado? ¿Hay ciertos conflictos o situaciones que se han repetido debido a la crisis del coronavirus?
La crisis del año 2008 produjo que el entramado empresarial y profesional de Talavera de la Reina desapareciera, primero de manera galopante y, posteriormente, de manera continuada durante una década, lo que provocó que el asesoramiento a las empresas y a los profesionales decayera, pero no por falta de necesidad, sino por falta de clientes ante el cierre de los negocios y las quiebras de las empresas. Nunca hemos recuperado la situación anterior a aquél fatídico año.
Desde entonces realizamos labores no sólo de contabilidad, fiscalidad y asesoramiento mercantil y laboral, sino que nos hemos visto abocados a tramitar EREs y Concursos de Acreedores, a realizar reclamaciones judiciales, y a defender a nuestros Clientes en todo tipo de procedimientos judiciales. Ahora Enclave tiene dos áreas bien diferenciadas: de un lado el asesoramiento a las empresas y a los profesionales y de otro, nos dedicamos a la Defensa de nuestros Clientes en todos los Órdenes Judiciales y en todo el Territorio Nacional, sean procedimientos civiles, penales, laborales, o contencioso-administrativos.
En los últimos meses la mayoría de los clientes que acuden a nuestro Despacho son personas físicas con problemas que atañen a su esfera personal más que a la profesional, referidos a impagos de pensiones alimenticias o al impago de alquileres, o despidos, situaciones, todas, provocadas por la crisis económica ocasionada por la COVID 19.
Debido a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID 19 se han producido numerosas reformas legislativas que han afectado a distintas esferas del Derecho, sobre todo al derecho laboral con la aprobación de las nuevas modalidades de ERTES que ha llevado a que trabajadores y empresarios se pusieran en contacto con nuestro Despacho para ver cómo les afecta dichas modificaciones en su situación laboral o en su empresa, así como la normativa en materia de arrendamientos urbanos que conllevan suspensiones de los desahucios o moratorias en el pago de la renta de los alquileres.
¿En qué momentos, trámites o gestiones de nuestra vida cotidiana deberíamos acudir a un asesor o abogado y no lo hacemos por falta de desconocimiento? ¿Qué consecuencias puede traer esto?
Al abogado se debe acudir para cualquier acto de nuestra vida cotidiana, desde planificar el régimen económico de un futuro matrimonio, o para la contratación de una empleada del hogar, o cuando vamos a adquirir una vivienda.
En otros países de nuestro entorno el ciudadano tiene otra concepción del asesoramiento jurídico, ya que acuden previamente a los abogados antes de tomar una decisión que les pueda afectar. En España sólo acudimos al abogado cuando el problema se ha generado y lo que pudo ser una simple consulta con un coste mínimo se convierte en un procedimiento judicial largo y costoso y, a veces, de imposible solución.
Afortunadamente están surgiendo muchos proyectos encabezados por emprendedores. ¿Qué consejos les darías o qué pasos son los que deben seguir y qué deben tener en cuenta a hora de abrir un nuevo negocio?
Estamos percibiendo de la existencia de este nuevo “modelo de cliente”, en Enclave, le asesoramos desde el inicio para que la puesta en marcha de su negocio sea todo un éxito.
El principal consejo que podemos dar a los emprendedores es que nos dejen acompañarles en su nueva andadura profesional, asesorándoles en materia laboral, fiscal, contable, y mercantil, consiguiendo subvenciones y ayudas para su negocio, y que “el emprendedor” se dedique exclusivamente a trabajar, a buscar clientes, a conocer el sector de su actividad y, en definitiva, a hacer crecer su negocio.
Hay que tener en cuenta que emprender un nuevo negocio no solamente conlleva constituir una empresa o “darse de alta como autónomo”. Eso es solo el principio. Lo cierto es que existen muchos trámites que el emprendedor desconoce y que son imprescindibles para la puesta en marcha de su actividad, tales como la obtención de licencias, la contratación de seguros, la prevención de riesgos laborales, etc…
Ha sido complicado definir un día para hacer una entrevista por vuestra agenda y vuestros viajes de trabajo. Actuáis en toda España ¿Existen diferencias entre comunidades en vuestro sector?
Asesoramos, representamos y defendemos los intereses de nuestros Clientes ante Organismos y Tribunales de todo el territorio nacional, sean particulares o personas jurídicas. Nos ocupamos de todos los trámites, sea cual sea el lugar donde tengamos que prestar nuestros servicios profesionales, ya que tenemos los conocimientos, los recursos y medios necesarios para hacerlo con éxito.
Sí existen diferencias; además, cada Juzgado es un mundo. Por ejemplo, no es lo mismo tramitar un divorcio en nuestra ciudad, que un divorcio en cualquier ciudad o municipio, por ejemplo, de Cataluña o de Aragón, ya que éstas Comunidades tienen su propia legislación en este ámbito. En cuanto materia de fiscalidad las diferencias entre Comunidades Autónomas son aún mayores ya que cada una regula sus propias deducciones y bonificaciones en los impuestos en los que tienen competencia.
Por ello, en Enclave Asesores, estamos en constante formación para poder atender todas las necesidades cambiantes de nuestros Clientes a nivel nacional.
Estáis muy ligados a Fundación Futurart. ¿Cómo de importante creéis que es la RSC para una empresa? ¿En qué puede ayudarles?
La RSC es una contribución activa y voluntaria, de carácter responsable, que adopta cualquier tipo de organización para la mejora de la sociedad, de la economía y del medio ambiente.
Si bien la RSC se refiere a cualquier tipo de organización, con independencia de su tamaño o de su actividad, se podría decir que la RSE se aplica de manera exclusiva a la Responsabilidad Social de la actividad empresarial, excluyendo a otras organizaciones.
Pero es tan sutil la diferencia que, a menudo, los términos se utilizan indistintamente e, incluso, simplemente se habla de la RESPONSABILIDAD SOCIAL.
La RSE/RSC es un modelo de gestión empresarial, de carácter voluntario, que va más allá del cumplimiento de la legislación aplicable a la Empresa de obligado cumplimiento (normativa laboral o normativa relacionada con el medio ambiente, entre otras).
Como modelo de gestión empresarial que es, lo que consigue la RSE es construir una reputación corporativa que la ayude a diferenciarse de su competencia. El objetivo de la RSE es mejorar la situación competitiva de la empresa y, además, generar valor a la misma, ya que la actitud responsable en los tres aspectos (económico, social y medioambiental) genera riqueza empresarial en la cuenta de resultados.

Textos: Equipo Fundación Futurart

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas