Fundación Futurart

Luis Martín; Alma mater Lobos Negros

Luis Martín; Alma mater Lobos Negros

Luis Martín; Alma mater Lobos Negros

Lobos Negros, lleva más de 30 años aullando por dónde va. Con más de quince discos a sus espaldas fue de los grupos de Rock and Roll más destacados de la movida madrileña. Vayan donde vayan, siempre dejan huella y es que Luis Martín, talabricense de nacimiento es un coctel explosivo de la enseñanza musical y como bien decía Eric Clapton “Cuando las pilas del rock se acaban hay que bajar al blues a recargarlas”

Luis, aunque no es partidario de echar la vista atrás, cuéntenos el resultado hasta ahora de su trayectoria profesional

Hasta ahora mi trayectoria  musical es muy positiva, sino lo hubiera dejado y me hubiera dedicado a otra cosa. Sopeso los 35 años de carrera y la balanza es hacia arriba y más ahora que va en creciendo.

A usted le gusta investigar, escuchar, y descubrir cosas nuevas. Pero, ¿qué es la inspiración para Luis Martín?

La inspiración para mí es ganas de contar algo. Dentro siempre hay cosas que contar, alegrías, penas, injusticias, amores, desamores, miradas, situaciones concretas, etc., ¡¡Claro hay que saber contarlo!!

¿Cómo ha  evolucionado y cambiado la música del entonces ahora?

Ha evolucionado para mal y por otro lado ha involucionado. Me explico, la gente ha perdido sensibilidad ante la vida y eso se nota en la música. Quién no tiene nada que contar poco contará y quien tiene que contar y no sabe expresarse no podrá hacer canciones buenas.

Lobos Negros, es de los que deja huella haya donde va ¿qué huella les ha marcado más en su trayectoria musical?

La  huella que más me ha marcado es encontrarme con gente que realmente entiende y aprecia tu música.

Luis, ahora con un nuevo proyecto hecho realidad, ¿cómo surge?

Surge como resultado de llevar 35 años haciendo las cosas bien echas, ahora son tiempos de recoger lo sembrado.

¿Qué le supone a Luis Martín transmitir su música a los presidiarios de la cárcel de Valdemoro?

 Para ellos es muy gratificante y para mi también, desde el primer día ha habido armonía y conexión, les encanta mi música.

Luis, ¿cree que la música es una vía hacia la reinserción?  

La música es la banda sonora del alma, te hace reflexionar, te da sensibilidad y muchos valores positivos. Para los presos son momentos de calma, reflexión, alegría, etc. son seres humanos como todos y lo agradecen.

Para terminar, ¿Qué le daría musicalmente a la comarca talaverana?

 A la comarca le daría que culturalmente mirarán más la calidad y no la cantidad, que los políticos no vieran los eventos musicales como una forma de conseguir votos sino la forma de enriquecer culturalmente a su pueblo. Un pueblo culto es un pueblo rico.

Luis, desde Fundación Futurart te deseamos muchísimos éxitos en este nuevo proyecto musical. 

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas