Fundación Futurart

MÁS QUE PALABRAS

70

MÁS QUE PALABRAS

Hola, soy Irene Abecia y es para mí un placer poder aparecer en esta interesante revista para empresarios y autónomos, como es mi caso.
Aunque soy zaragozana de nacimiento, resido en Marbella en la actualidad. Os preguntaréis qué me vincula a vuestra hermosa tierra y más concretamente a Talavera…pues si continuáis leyendo, os lo explicaré.
Pero antes me gustaría compartir más información sobre mí, para conocerme un poquito mejor y saber por qué me consideran una mujer emprendedora y, últimamente, ejemplo de “resiliencia”, curioso concepto que se emplea muchísimo en la actualidad y que se trata, en otras palabras, de haberme “reinventado” en mi faceta laboral.
Desde hace más de treinta años me dedico a viajar por Europa como Guía Turística, acompañando a grupos de extranjeros que disponen desde una quincena hasta varios meses para conocer el “viejo continente”.
Sí…ya sé que estaréis pensando que es una profesión muy bonita, y ciertamente lo es, a días y a ratos, como todas. Sin embargo, lo que la hace especialmente difícil es pasar tanto tiempo fuera de casa, durmiendo cada noche en un hotel, sin poder disfrutar de la familia y amigos en fechas señaladas, estando tremendamente preocupada cuando un ser cercano está enfermo (incluso con la muerte coqueteando a su alrededor) y tener la sensación que solemos sentir todas las madres de que nos estamos perdiendo los mejores años de nuestros hij@s.
No, no es fácil trabajar y ser madre, pero esto forma parte de otro capítulo de la novela de la vida.
Y precisamente, hablando de novelas, es donde aparece mi transformación, mi metamorfosis; de crisálida me he convertido en mariposa. No es porque en mi papel de crisálida no me sintiera cómoda o no me gustara, en absoluto, he sido muy feliz durante mucho tiempo viajando, conociendo lugares maravillosos y sobre todo, ayudando a cumplir sueños.
Sueños de miles de personas, venidos desde muy lejos para conocer lo que aprendieron de niños en sus escuelas, lo que vieron en glamurosas películas en las grandes pantallas o las magníficas obras de arte de grandes genios…
Cuando podían sentir bajo sus pies las empedradas calles medievales, tirarse bolas de nieve desde las cumbres de Suiza o comerse un “gelato” en una pequeña heladería romana, yo he tenido la dicha de ser testigo, de estar allí, con ellos.
Quizás sea esto, junto con recibir entrañables correos de todos ellos, agradeciéndote tu paciencia, simpatía y conocimientos, lo verdaderamente valioso y se vea, en cierto modo compensado, por la pérdida de otros momentos más cómodos y familiares.
Lo cierto es que esta inesperada pandemia, que tantas vidas ha trastocado, ha servido para que la “mariposa” escondida en mi interior, haya salido tímida inicialmente, pero con grandes ganas de volar y de posarse en fragantes flores de colores.
Así he podido publicar mi primera novela titulada “Más que palabras”, un viaje a través de lugares hermosos del mundo y, sobre todo, un viaje de instrospección, al interior de uno mismo para gestionar las emociones que nacen de las adversidades con las que la vida nos sorprende. Un canto a la vida y a la superación.
Tengo otras dos terminadas, ahora voy por la cuarta, y aquí es donde aparecen “Talabira” y “Tulaytulah”. Como se puede advertir, se trata de una novela histórica, ambientada en el siglo XI, teniendo como principales escenarios estas dos preciosas ciudades, Talavera de la Reina y Toledo, llenas de historia y sabiduría. Para mí es un inmenso placer recorrer sus antiguos rincones de la mano de personajes variopintos, algunos ficticios, otros que realmente existieron como los reyes “Jazmín Hiaya” o “Al-Ma’mum”.
Aquí tenéis la explicación del motivo de mi aparición en esta revista de la Fundación Futurart, ejemplo de solidaridad y apoyo, sin ánimo de lucro. Aunque no viva aquí, con vosotr@s, me siento muy cercana porque cuento con la valiosa amistad de dos grandes mujeres talaveranas: Inma Gonzalez (periodista y colaboradora en la creación de esta revista) y mi entrañable compañera Helena Rueda.
A Helena le tengo que agradecer, además, su inestimable ayuda con documentación de aquellos tiempos remotos. Es un ejemplo de mujer luchadora y entusiasta. Durante años nos han unido los kilómetros y kilómetros recorridos por autopistas y anécdotas sobre turistas. Pero además, Helena siempre ha estado muy activa promocionando la ciudad de la que ella se siente tan orgullosa de pertenecer. Por ejemplo, ha formado parte de la consecución de la “Cerámica de Talavera” como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, ahí es nada.
Para ir finalizando, el hecho de haberme convertido en escritora, dándome a conocer en el mundillo literario, me ha dado la oportunidad también de escribir críticas de cine y de teatro para una web llamada “Cinemagavia” y estar preparándome como Guionista Literario en la actualidad.
Espero que estas líneas os hayan animado, despertando vuestro interés sobre las innumerables posibilidades que existen, cuando nuestra vida deja de ser como antes, aunque no sea fácil. Se trata de averiguar qué sabemos hacer bien e intentarlo.
Mucha suerte a tod@s, amigos talaveranos, y gracias por haber permitido conocerme.
Irene Abecia
https://www.facebook.com/Irene.307
https://www.instagram.com/ireneabecia.307
https://www.ireneabecia.net

Comparte el artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Fundación Futurart

Directorio de Empresas